This is an example of a HTML caption with a link.

El granallado de carreteras es un sistema con múltiples ventajas, entre las que destacan las siguientes:

  • Aumenta la Seguridad Vial: Reduce los fenómenos de hidroplaneo y aumenta el coeficiente de adherencia del neumático con el pavimento.
  • Procedimiento rápido: No ocasiona perturbaciones al tráfico.
  • Mínima afección a la circulación: Es un procedimiento que permite mantener la circulación vial, ya que sólo se corta el carril en el que se está trabajando mientras dos operarios regulan el tráfico.
  • No es necesario aplicar materiales auxiliares; por lo que una vez realizados los trabajos se puede abrir al tráfico inmediatamente.
  • El borrado de marcas viales no afecta a la capacidad estructural del firme, ya que no reduce el espesor de la capa de rodadura.
  • Sistema respetuoso con el medio ambiente: Las máquinas granalladoras llevan incorporadas un aspirador que no permite la emisión a la atmósfera de ningún residuo del granallado. Este aspirador recoge todos los restos generados y las microesferas de acero utilizadas. Posteriormente las esferas son recuperadas para su reutilización, de forma que se reducen al mínimo los residuos generados.
  • Es una solución con menor coste económico que los tratamientos bituminosos o que el fresado de marcas viales.


  • Por tanto, cuando se pierden la macrotextura y microtextura de un firme, una buena solución para restituir sus características iniciales es el granallado. Esta solución es mucho más rápida, económica y sostenible que la extensión de una nueva capa de rodadura.

    En firmes flexibles, la mejora de los valores de macrotextura y CRT tras el granallado es elevada. En firmes de hormigón la mejora de los valores de CRT también es elevada y la macrotextura, aunque el aumento es menor, se recupera hasta valores muy satisfactorios.

    Por la experiencia demostrada en granallados realizados con anterioridad en España y otros países europeos, se puede establecer que tras un tratamiento, no es necesario un nuevo granallado en un periodo de tiempo aproximado de tres años.