This is an example of a HTML caption with a link.

Granallado de firmes


Uno de los problemas de la infraestructura viaria desde el punto de vista de la seguridad vial es la pérdida de las características superficiales de macrotextura y microtextura de la capa de rodadura del firme con el paso del tiempo, lo que conlleva una disminución de la adherencia neumático-pavimento (rozamiento longitudinal y transversal).

Suponiendo que un firme mantiene unas buenas condiciones estructurales a lo largo de su vida útil y que no sufre otros deterioros superficiales más allá del simple desgaste de la capa de rodadura, puede presentarse la necesidad de tener que actuar en él al cabo del tiempo para recuperar la adherencia que se considera adecuada para una circulación segura.

El problema se acentúa en carreteras con elevadas intensidades de tráfico, sobre todo si el porcentaje de pesados es alto. Especialmente problemático es el caso de los firmes de hormigón con acabado de la superficie mediante cepillado longitudinal o transversal que, dentro de los firmes de hormigón, son los usados mayoritariamente en España.

Para resolver el problema y restituir la adherencia en firmes con capa de rodadura de mezcla bituminosa normalmente se realizan tratamientos superficiales como slurrys o micro- aglomerados. En los pavimentos de hormigón, en general se recurre a la ejecución de una capa de rodadura de mezcla bituminosa sobre el firme rígido.

Sin embargo, estas soluciones son caras y poco sostenibles por el importante consumo de materiales que conllevan. Por tanto, ha llegado el momento de plantearse otros métodos de tratamiento superficial del firme para restituir el coeficiente de rozamiento transversal (CRT) del firme y su macrotextura, con la consiguiente mejora de la seguridad vial. Uno de estos tratamientos, que ya ha demostrado su validez en el campo de los aeropuertos, es el granallado.